Día #1: Fijando objetivos

Ahora que ya sabemos en qué punto nos encontramos y en qué áreas necesitamos mejorar, vamos a establecernos nuestros propios objetivos. Además, el hecho de fijarnos objetivos y trabajar para conseguirlos nos ayuda a segregar dopamina, un neurotransmisor que se libera en nuestro cerebro (el mismo que cuando hacemos deporte) que nos llena de motivación y nos hace sentir mejor a medida que vamos realizando pequeños avances.

FIJANDO MIS OBJETIVOS VITALES

Cuando siento que estoy estancada en mi vida o que quiero sentirme más plena y realizada, hago una revisión de mis objetivos vitales, es decir, me formulo las siguientes preguntas:

¿A qué me gustaría dedicarme si no fuese por dinero?

¿Cuáles son mis mayores sueños? 

Para conseguir eso, ¿qué tengo que haber logrado en 5 años?

¿Y en 3?

¿Qué tendría que empezar a hacer este año?

Esto me coloca en el momento presente. Si además utilizamos la técnica de El año de 12 semanas (de Brian P. Moran) podremos organizarnos para dividir los objetivos en microtareas y fijarnos plazos realistas para conseguirlas, de modo que a medida que veamos que avanzamos en los pequeños pasos marcados hacia nuestros sueños,  ¡nuestra motivación se incrementará de manera exponencial!

Si quieres que te ayude a establecer tu plan de objetivos de manera individual, puedes contratar mis Planes de Entrenamiento en la sección “Gimnasio” o recibir una llamada gratuita para saber cómo te puedo ayudar.

Ir al Gimnasio

Add A Comment